Una italiana en Escocia: Bienvenida a Edimburgo

atardecer-en-escocia

Después de tres años en la capital inglesa con una gran cantidad de entrevistas, nuevos puestos de trabajo y amigos; decidí cambiarme a otro lugar para descubrir otra parte del Reino Unido, así que me trasladé a Edimburgo.

Mudarme a una ciudad sobre la que sabía muy poco, todo en nombre de la aventura, ha sido un gran cambio de ritmo. El tamaño de Edimburgo, en comparación con Londres, fue el primer gran cambio. Uno puede caminar por la segunda ciudad más grande de Escocia, en la misma cantidad de tiempo que tardas en viajar en el metro por el centro de Londres.

Pararse en el centro de la ciudad y ver montañas cubiertas de nieve en una dirección y el Mar del Norte en la otra, es un contraste extremo de paisaje comparado con lo que se ve al pararse en el centro de Londres.

La tranquilidad en la noche al caminar, y sólo teniendo el sonido del viento para mantenerme despierta por la noche, me recuerda cuán diferentes ciudades puede haber en el Reino Unido.

Después de asimilar la diferencia de tamaño de las dos ciudades, entonces se me ocurrió, que tal vez, el mayor desafío frente a mí será entender el singular acento escocés. Me he visto obligada a concentrarme en todo momento, ya que incluso preguntas sencillas como “¿quieres leche en tu café?” pueden malinterpretarse si no reciben toda mi atención. Será un reto acostumbrarme al acento diferente y a la manera de hablar.

Estoy lista para comenzar esta nueva aventura y un nuevo capítulo de mi vida. Edimburgo es una ciudad hermosa, que estoy muy emocionada de descubrir. Espero que Escocia continúe enseñándome más sobre la cultura británica y me ayude a crecer como persona, al igual que lo hizo Londres durante los tres años anteriores.

Image by: Christopher Chan 

Artículos Relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked