¿Harto de Shakespeare? Cinco grandes dramaturgos modernos de la lengua inglesa

tennessee williams dramaturgo

Si los periódicos serios y los grandes teatros del West End están en lo cierto, Shakespeare es el mejor dramaturgo del siglo XXI. El Bardo, como se le conoce, estará celebrando los 400 años de su muerte el próximo 2016, sin embargo, las producciones de sus obras siguen siendo tan animadas y numerosas como lo han sido siempre.

Pero ¿qué pasa si estás aburrido de Shakespeare? ¿O si se te antoja ver algo escrito posterior a la década de 1800? El hecho es que el idioma inglés tiene algunos buenos dramaturgos, muchos de los cuales son leyendas por derecho propio, que merecen ser famosos. Aquí te mostramos algunos que pueden darte un par de lecciones de inglés.

Caryl Churchill

Aún escribiendo y produciendo excelentes obras de teatro a la edad de 75 años, Caryl Churchill es quizás la mejor escritora con vida de Gran Bretaña. Nacida en 1938 y criada en el Distrito de los Lagos, antes de que su familia emigrara a Montreal, su escritura fue fuertemente influenciada por Bertolt Brecht y la responsabilidad política del teatro.

La mayor habilidad de Churchill es quizás que ella aborda políticas de género, feminismo, utopías e inquietudes de actualidad, con una poesía y ligereza que pocos de sus contemporáneos logran. Su interés por el teatro de la danza y el posmodernismo significa que su trabajo está a menudo interesado en la fragmentación – las palabras están unidas entre sí por una especie de coreografía, o intuición, tanto como por un ‘timeline’, combinado con hermosas palabras.

Obras para ver:

Top Girls (1982), Serious Money (1987), Love and Information (2012)

Sarah Kane

Sarah Kane era una voz teatral única y desafiante. Su trabajo consta de sólo cinco obras de teatro – Blasted, Phaedra’s Love, Crave, Cleansed y 4.48 Psychosis- ya que se suicidó en 1999, a los 28 años de edad.

Kane fue criada por padres cristianos evangélicos en Essex, y aunque más tarde se alejó de la fe religiosa, sus obras abordan ideas de pecado, redención, violencia, amor y fe. Ella es muy conocida por crear obras que empujan los límites del teatro – una obra termina con flores que florecen desde el piso del escenario – y las palabras definitivamente son el centro de atención en sus obras de teatro, junto con actos de violencia psicológica y sexual. Pero hay una profunda humanidad y dolor en su trabajo que ha hecho de ella una de las voces más singulares y admiradas de finales del siglo XX.

Obras para ver:

Blasted (1995), Cleansed (1998), 4.48 Psychosis (2000)

David Mamet

Los personajes de David Mamet a menudo pueden ser crueles, imperfectos y de rápido hablar, pero su capacidad de crear un diálogo impresionantemente agudo y un ritmo increíble es brillante.

Mamet es un artista americano prolífico: además de dramaturgo también es guionista y director de cine y ensayista. De hecho, sus libros sobre el teatro – incluyendo ‘True and False’ – son grandes manuales para cualquier actor interesado. Su escenario es un mundo duro de enojados vendedores de bienes raíces, profesores universitarios gradualmente impedidos de realizarse y hombres agresivamente inseguros tratando de reafirmar su masculinidad. Pero su prosa callejera inteligente y su rigurosa honestidad hacen de él un comentarista fascinante sobre la cultura americana del siglo XX y los cambios en el poder sexual, político y social.

Obras para ver:

Edmond (1982), Glengarry Glen Ross (1983), Oleanna (1992)

Samuel Beckett

Samuel Beckett es uno de los dramaturgos más famosos de la lengua inglesa y no necesita presentación; de hecho, probablemente no pertenece a esta lista, ya que su trabajo va a ser canonizado y realizado alrededor del mundo. Su obra más famosa, ‘Waiting for Godot’ a pesar de la pésima reacción de la crítica cuando se estrenó en 1953, ha pasado a ser elegida como la “obra de teatro de la lengua inglesa más significante del siglo 20”.

Y su absurdo pero universal cuento de dos inútiles, Vladimir y Estragon, esperando a que aparezca un hombre llamado Godot (¡spoiler! nunca lo hace), se ha utilizado como un vehículo para la expresión artística desde la moderna Palestina (Grupo de Teatro Jenin Free) hasta los convictos Americanos (actuaciones en cárceles de Estados Unidos casi causaron disturbios).

Beckett ha escrito un número increíble de obras en inglés – incluyendo monólogos, obras para radio, obras para cuatro actores y dibujos humorísticos. Compagina bromas con una profunda duda filosófica y un oído increíble para el lenguaje.

Obras para atesorar:

Endgame (1957), Not I (1972), Happy Days (1963)

Tennessee Williams

Las obras de Tennessee Williams están de moda en este momento: la escena teatral del Reino Unido se ha apresurado para celebrar a este escritor único, con nuevos montajes en años recientes de ‘The Glass Menagerie’, ‘A Streetcar Named Desire’ y ‘The Rose Tattoo’.

Thomas Lanier Williams III nació en Columbus, Mississippi en 1911 y murió en Nueva York en 1983. Muchas de las más grandes obras de Williams reflejadas y recreadas para el escenario, sus propios antecedentes familiares y las experiencias de haber crecido en el sur profundo de Estados Unidos, en una época en que la región se encontraba en un período de gran tumulto entre las dos guerras. Estaba particularmente interesado en escribir sobre antiguos propietarios blancos de plantaciones o familias ricas y su gradual descenso.

Obras para ver:

A Streetcar Named Desire (1947), The Glass Menagerie (1944) and Cat on a Hot Tin Roof (1955)

Artículos Relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked