¿Qué Distingue a una Buena Presentación?

dar-un-discurso

¿Cuándo fue la última vez que viste una presentación realmente increíble? No quiero decir buena, me refiero a ¿realmente increíble? Cualquiera puede hacer una buena presentación preparándose bien, practicando y acompañándose de algunas buenas diapositivas. Pero, ¿qué es lo que convierte a una presentación ‘buena’ en ‘asombrosa’?

Las presentaciones asombrosas cuentan una historia.
A la gente le encanta escuchar historias y le dan contexto de vida real a la información que estás presentando. Utilizar un caso de estudio o la historia de una persona real para explicar cómo o por qué algo sucede involucra a la gente y la hace querer escuchar.

Las presentaciones asombrosas hacen preguntas importantes o inusuales.
Hacer una pregunta es una gran manera de atraer a la audiencia, porque los obliga a pensar. Cuanto mejor sea la pregunta, más se involucrará la audiencia. La gente prestará atención a una pregunta importante o inusual porque quieren saber la respuesta, sólo asegúrate de que realmente les darás la respuesta más adelante en la presentación.

Las presentaciones asombrosas dan a las personas tiempo para pensar.
Uno de los mayores problemas que enfrentan las personas durante las presentaciones es que hablan demasiado rápido y sin pausa. Si ya estás haciendo preguntas para atraer a la audiencia, tienes que darles tiempo para responder a la pregunta que tienen en mente antes de continuar. Una vez establecido un punto importante, haz una pausa. Esto le da a la gente tiempo suficiente para darse cuenta de lo útil o interesante que es la información.

Las presentaciones asombrosas no se leen de tarjetas o diapositivas.
Una presentación visual puede ser útil para respaldar tus puntos o añadir interés visual. Aunque no debes depender demasiado de ello. No hay nada más aburrido que ver a alguien leyendo la información de una diapositiva. La puedo leer yo mismo; no necesito que un presentador lo haga por mí.

Las presentaciones asombrosas son memorables.
Hacer algo interesante o diferente es una gran forma para que la gente recuerde el mensaje o el punto más importante en tu presentación. Hay un truco clásico que los presentadores utilizan llamado “¿Qué hay en la caja?” Al principio de la presentación, el presentador camina con una caja y la pone junto a él.

Como resultado, el público presta atención a lo largo de la presentación, porque quieren saber qué hay en la caja. Al final de la presentación, el presentador abre la caja y revela un objeto relacionado con la parte más importante del discurso. No estoy diciendo que debes hacer esto en cada presentación, pero puedes aplicar este concepto a la presentación utilizando anécdotas, preguntas y diapositivas para atraer al público.

Así que, al principio pregunté “¿Cuándo fue la última vez que viste una presentación asombrosa?” Creo que la pregunta que debemos hacernos ahora es “¿Cuándo será la próxima vez que harás una presentación increíble?”

Image by: Tobias Toft

Artículos Relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked