5 consejos para recordar lo que has aprendido en inglés (y en la vida)

inteligencia artificial

Tiempo de lectura: 3 minutos

Seguro que alguna vez te has planteado al salir de clase, “todo esto es muy interesante, pero ¿cómo me voy a acordar de todo lo que acabo de aprender?”

Esta es una muy buena pregunta ya que a lo largo de las clases adquirimos conocimientos y lo más importante es que estos se consoliden de forma que los puedas usar en el futuro cuando los necesites. Así que, en este artículo, vamos a dar unos consejos sobre las mejores formas de memorizar y retener información importante.

Cantidad de información y retención

Puedes aprender muchas cosas a lo largo del día. En la era de la información basta con un solo clic para poder aprender algo nuevo. La clave es que de toda esa información que nos llega, sea procesada por el cerebro y la que considere más importante se pueda retener para ser usada en el futuro.

Para poder retener, hay que crear una conexión

¿Y cómo hacer que el cerebro considere una información importante? Cuando tienes un vínculo con ella. Es posible que quieras aprender inglés por cualquier motivo – pero cuantas más interacciones tengas con la lengua, más fácil será. Sumérgete en el idioma, escucha música, mira películas y series, lee libros. Todo eso es de gran ayuda y es la puerta de entrada para ver los patrones de la lengua y acostumbrarse al inglés.

¡Ah! Y otra cosa muy útil e igual de importante es revisar y repasar lo que acabas de ver en la clase. Con esto, trasladamos el inglés de lo que conocemos como aprendizaje a corto plazo, que se utiliza para capturar información de forma inmediata, al espacio reservado para la memoria a largo plazo, que perdura más en el cerebro. Esto es aplicable para todo lo que aprendes. Se podría considerar casi como “hackear” el cerebro. 😉

¿Cuál es tu nivel de inglés? Descúbrelo en un minuto con nuestro test de nivel.

de la memoria a corto plazo, que se utiliza para capturar información de forma inmediata, y el inglés pasa a ocupar tu memoria a largo plazo. Esto es aplicable para todo lo que aprendes. Es casi como “hackear” el cerebro. 😉

La conexión se crea con patrones e historias

La ciencia nos echa una mano en esto. Está comprobado que aprendemos mejor por grupos de información, es decir, (agrupaciones de temas o ideas). Más importante que saber el antónimo de todas las palabras que conoces (como hello y goodbye, hot y cold) es aprender a usarlas en un contexto lógico, como una historia o una frase. Una buena sugerencia es estudiar por temas en lugar de centrarse en una o algunas palabras sueltas al día.

(Un secretillo… Ese es uno de los motivos por los que trabajamos con clases temáticas en nuestro curso de inglés 😉)

Después de aprender, ¡desmonta!

La verdad es que el inglés es una lengua con muchas reglas y normas. Recordarlas todas puede ser un desafío, y ahí es donde entra nuestra última sugerencia: montar y desmontar expresiones. Es más simple de lo que parece. ¿Cómo llamamos a un día soleado, por ejemplo? Sunny, es decir, “sun” (Sol) + “ny day“. ¿Un día de lluvia? Un “rain (lluvia) + y day“.

Sabiendo identificar el núcleo de las palabras podrás entender cómo se y al mismo tiempo, cómo se se construyen las frases. Así que es importante buscar las expresiones que se encuentran “ocultas” dentro de las palabras y frases.

Para internalizar la información, tienes que trabajar

Llegará un día en que el inglés te saldrá de forma natural. Más que memorizar reglas, llegarás a pensar en el idioma. Pero eso es algo que se consigue con tiempo, dedicación y mucho contacto con la lengua. Escucha, habla, usa el inglés en tu día a día. Haz que esta práctica sea un hábito, y practicar dejará de ser un hábito. Así conseguirás que el inglés pase a ser parte de quien eres, de tu vida y podrás abrir un mundo entero de oportunidades. 🙂

 

Artículos Relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked

[bsa_pro_ad_space id=33]